Saltear al contenido principal
Veo La Luz En Ti

Veo la Luz en Ti

¿Qué creen? Curiosamente antes de iniciar mi rutina laboral de hoy miércoles, pasé al salón de belleza a hacerme “blower”. Y, casi terminando el servicio, observé que la joven que me atendía (mientras me peinaba el área frontal de la cabeza), comenzó a mirarme primero un lado de la cabeza y luego el otro, de manera comparativa, mientras pasaba el cepillo en ambas direcciones. Así de manera repetitiva.

La primera vez que lo hizo me pareció normal. Pero, luego que la vi dos veces más hacer el mismo movimiento con la mirada, le pregunté ¿qué le había pasado? Me dijo: “Es que el lado derecho tiene las puntas más dañadas que el lado izquierdo.
Le dije: -“Ah… ok” (ja ja), pero para mí acostumbrada conversación con mi YO INTERIOR, me dije: ¡Xuzo!, pero por qué será que en vez de decir que el lado izquierdo está más sano que el derecho, me dijo lo opuesto; que era lo manera menos positiva de expresar lo mismo.
Y es que ciertamente muchas veces conectamos, como dicen por ahí, con el vaso medio vacío en vez del medio lleno. O, llamado de otra forma… Nos es más fácil y rápido ver lo negativo que lo positivo…
Entonces recordé el espectacular Limud que compartió nuestro querido Haggai Fridman (maestro de Kabbalah) el viernes pasado. Donde ampliaba el concepto de “amar a tu prójimo como a ti mismo” y es, aunque suena trillado, un concepto MUY PROFUNDO.
El nos compartía que todo ser humano, TODOS, tenemos nuestro aspecto positivo y nuestro aspecto no tan positivo. Sin embargo, el poder real de amar al prójimo consiste en VER y CONECTAR con su LUZ. Con el aspecto positivo que hay en él; quitando la capa negativa que pueda estar tapando su maravillosa esencia. Conectando con ESO que hay detrás de todo lo que físicamente nos limita. Exactamente de la misma manera que quisiéramos que los demás vieran la Luz brillar en nosotros a pesar de nuestros errores.

Como humanos tenemos diferencias unos de otros. Eso es un hecho cierto. Hagamos que pese ello, nuestra conexión con la LUZ interna sea mucho más brillante e intensa que lo que nos opaca.

 

Con amor
Thariel Sabas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba